Avisos

  • Apertura de convocatoria: Ciencias cognitivas, hacia una perspectiva intercultural

    2022-12-14

    Título de la convocatoria: Ciencias cognitivas, hacia una perspectiva intercultural. 

    Editores invitados: 

    PhD: Antonio P. Gutiérrez de Blume. (Georgia Southern University).

    PhD: Diana Marcela Montoya Londoño. (Universidad de Caldas; Universidad de Manizales)

    Fechas de recepción de artículos:  desde diciembre 15 de 2022 hasta junio 15 de 2023.

    Las ciencias cognitivas son consideradas como la suma de los desarrollos generados en
    diferentes disciplinas entre las que se reconocen: la psicología, la inteligencia artificial, la
    lingüística, la neurociencia, la antropología y la filosofía, que han derivado en ideas
    unificadoras en torno a los conceptos de mente e inteligencia (García & Fodor, 1990;
    Gardner, 1997; Medina, 2008; Thagar, 2010).
    Es interés de las ciencias cognitivas el estudio del efecto de diferentes factores o variables
    en el desempeño de los procesos cognitivos, en cuanto se ha considerado que este conjunto
    de disciplinas que se agrupan bajo la categoría de las ciencias cognitivas, se definen como
    campos de conocimiento y áreas de problemas que se nutren en perspectiva interdisciplinar,
    de todas la ramas del conocimiento citadas y que intentan determinar cómo el
    funcionamiento cerebral da lugar a la actividad mental.
    Hay un cierto tipo de problemas que son de interés para aquellos investigadores que se
    ocupan de las ciencias cognitivas:
    Los problemas acerca de la mente, el pensamiento y la representación mental (García &
    Fodor, 1990), la conciencia, las operaciones mentales, las estrategias de aprendizaje y de
    resolución de problemas (Thagar, 2010), así como el esfuerzo por explicar el conocimiento
    humano y el tipo de medios que emplean las personas para embarcarse en proyectos que les
    permitan alcanzar sus metas, representar, organizar y esbozar planes de acción y bosquejos
    provisionales, a la luz de la retroalimentación que les ofrecen los demás, con el objetivo de
    determinar si su ruta de acción ha llegado a buen termino o si deben iniciar una nueva línea
    de trabajo (Gardner, 1987).
    En general, se reconoce que el desarrollo de las ciencias cognitivas deviene en una doble
    tensión, primero, entre una tendencia representacionalista, orientada a estudiar los
    problemas del procesamiento de la información a nivel de los sistemas biológico y
    computacional en perspectiva conexionista, y, segundo, en una tendencia interdisciplinar
    emergente, de acuerdo con la cual los científicos cognitivos se interesan por examinar
    problemas de conocimiento que implican el trabajo integrado de varias disciplinas en
    perspectiva multidisciplinar. Este enfoque ha derivado en ideas unificadoras en torno al
    abordaje de constructos como la mente, la consciencia, la inteligencia, y las funciones
    ejecutivas (Thagar, 2005, 2012), así como también, en torno a la capacidad del ser humano
    para la planeación, el monitoreo y la evaluación de los objetivos y, en caso de necesitarse,
    para el establecimiento de un nuevo curso de acción (Gardner, 1987; Varela, 2005).
    De acuerdo con Estany (2013) el esfuerzo de algunos de los investigadores en los campos
    de estudio de las ciencias cognitivas, se ha centrado en una doble línea de trabajo, primero,
    en el desarrollo de la teoría del conocimiento, la formación, la representación, el
    almacenamiento y la recuperación de la información, en su condición de carácter
    representacionalista de un conocimiento en general y de la ciencia en particular; mientras
    que, en un segundo sentido, las ciencias cognitivas se han interesado por estudiar la unidad
    de la cognición, relacionada con el problema de la capacidad de agencia, en el sentido de
    abordar el estudio de un agente cognoscente capaz de ser autoadscriptivo y/o autoevaluativo
    (Estany, 2013; Proust, 2010).
    En el monográfico que se propone a continuación se busca integrar los esfuerzos de algunos
    investigadores en Ciencias cognitivas desde una perspectiva intercultural, con el propósito
    de ofrecer a los lectores de la revista Ánfora y a la comunidad académica en general, una
    visión actualizada del problema de estudio y de las nuevas tendencias de investigación en el
    campo, con especial énfasis en la comparación entre diferencias culturales y sociales.

    Leer más acerca de Apertura de convocatoria: Ciencias cognitivas, hacia una perspectiva intercultural
  • Apertura de convocatoria: "Ciencias cognitivas, hacia una perspectiva intercultural"

    2022-12-14

    Las ciencias cognitivas son consideradas como la suma de los desarrollos generados en
    diferentes disciplinas entre las que se reconocen: la psicología, la inteligencia artificial, la
    lingüística, la neurociencia, la antropología y la filosofía, que han derivado en ideas
    unificadoras en torno a los conceptos de mente e inteligencia (García & Fodor, 1990;
    Gardner, 1997; Medina, 2008; Thagar, 2010).
    Es interés de las ciencias cognitivas el estudio del efecto de diferentes factores o variables
    en el desempeño de los procesos cognitivos, en cuanto se ha considerado que este conjunto
    de disciplinas que se agrupan bajo la categoría de las ciencias cognitivas, se definen como
    campos de conocimiento y áreas de problemas que se nutren en perspectiva interdisciplinar,
    de todas la ramas del conocimiento citadas y que intentan determinar cómo el
    funcionamiento cerebral da lugar a la actividad mental.
    Hay un cierto tipo de problemas que son de interés para aquellos investigadores que se
    ocupan de las ciencias cognitivas:
    Los problemas acerca de la mente, el pensamiento y la representación mental (García &
    Fodor, 1990), la conciencia, las operaciones mentales, las estrategias de aprendizaje y de
    resolución de problemas (Thagar, 2010), así como el esfuerzo por explicar el conocimiento
    humano y el tipo de medios que emplean las personas para embarcarse en proyectos que les
    permitan alcanzar sus metas, representar, organizar y esbozar planes de acción y bosquejos
    provisionales, a la luz de la retroalimentación que les ofrecen los demás, con el objetivo de
    determinar si su ruta de acción ha llegado a buen termino o si deben iniciar una nueva línea
    de trabajo (Gardner, 1987).
    En general, se reconoce que el desarrollo de las ciencias cognitivas deviene en una doble
    tensión, primero, entre una tendencia representacionalista, orientada a estudiar los
    problemas del procesamiento de la información a nivel de los sistemas biológico y
    computacional en perspectiva conexionista, y, segundo, en una tendencia interdisciplinar
    emergente, de acuerdo con la cual los científicos cognitivos se interesan por examinar
    problemas de conocimiento que implican el trabajo integrado de varias disciplinas en
    perspectiva multidisciplinar. Este enfoque ha derivado en ideas unificadoras en torno al
    abordaje de constructos como la mente, la consciencia, la inteligencia, y las funciones
    ejecutivas (Thagar, 2005, 2012), así como también, en torno a la capacidad del ser humano
    para la planeación, el monitoreo y la evaluación de los objetivos y, en caso de necesitarse,
    para el establecimiento de un nuevo curso de acción (Gardner, 1987; Varela, 2005).
    De acuerdo con Estany (2013) el esfuerzo de algunos de los investigadores en los campos
    de estudio de las ciencias cognitivas, se ha centrado en una doble línea de trabajo, primero,
    en el desarrollo de la teoría del conocimiento, la formación, la representación, el
    almacenamiento y la recuperación de la información, en su condición de carácter
    representacionalista de un conocimiento en general y de la ciencia en particular; mientras
    que, en un segundo sentido, las ciencias cognitivas se han interesado por estudiar la unidad
    de la cognición, relacionada con el problema de la capacidad de agencia, en el sentido de
    abordar el estudio de un agente cognoscente capaz de ser autoadscriptivo y/o autoevaluativo
    (Estany, 2013; Proust, 2010).
    En el monográfico que se propone a continuación se busca integrar los esfuerzos de algunos
    investigadores en Ciencias cognitivas desde una perspectiva intercultural, con el propósito
    de ofrecer a los lectores de la revista Ánfora y a la comunidad académica en general, una
    visión actualizada del problema de estudio y de las nuevas tendencias de investigación en el
    campo, con especial énfasis en la comparación entre diferencias culturales y sociales.Ciencias cognitivas, hacia una perspectiva intercultural

    Leer más acerca de Apertura de convocatoria: "Ciencias cognitivas, hacia una perspectiva intercultural"